Camino de la Carrindanga

La Carrindanga debe su nombre a un boliche rural del siglo XIX que funcionaba en las cercanías de Cabildo. Es un camino rural que va desde Bahía Blanca hasta Saldungaray en la zona de las sierras. Los primeros 20km están asfaltados y en buenas condiciones, o al menos suficientemente buenas comparado al pavimento en el resto de la ciudad. En la actualidad es el camino más usado por los ciclistas bahienses para entrenarse.

Camino de la Carrindanga

Origen del nombre “Carrindanga”

Durante muchos años se pensó que La Carrindanga debía su nombre a un carruaje abandonado en la estancia San Miguel.

Pero fue el escritor José Luis Moriones, habitante de Cabildo, quien logró reconstruir la verdadera historia, la que protagonizara un antiguo boliche de campaña llamado La Carrindanga, que abastecía de alimentos a las diligencias, carreros y viajantes.

También los pasajeros de volantas, sulkis y charrés adquirían carne, yerba, azúcar y otros menesteres en el legendario comercio.

El boliche fue construido a mediados del siglo XIX, con paja chorizada. El adobe era, por aquellos años, patrimonio de los indios que lo utilizaban para la confección de pequeñas chozas.

La Carrindanga tenía techos de chapas de zinc, rejas y puertas y ventanas de madera con rejas de hierro.

Sobrevivió hasta 1903, en coincidencia con la fundación de Cabildo, el 15 de julio de ese mismo año.

Su deterioro comenzó a partir de 1884, con la llegada del ferrocarril y la disminución de la frecuencia de viajes realizados en vehículos de tracción a sangre.

En 1939, una creciente dañó y dejó en mal estado la estructura, lo cual derivó, indefectiblemente, en su demolición.

Actualmente, el histórico campo pertenece a la familia Gabarini.

Sólo una hilera de tamariscos, nacida hace aproximadamente un siglo, se conserva intacta y constituye el único testimonio de los viajeros que, gracias a La Carrindanga, se proveyeron de algunos alimentos que les permitieron proseguir viaje.
http://www.lanueva.com/sociedad-impresa/423049/contrastes-del-camino-la-carrindanga.html

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *